SERMON DE LAS 7 PALABRAS.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

SERMON DE LAS 7 PALABRAS.

Mensaje por ANDRES el Mar Abr 03, 2012 1:00 am





SERMON LAS 7 PALABRAS












Tabla Original Esplendor.






Última edición por ANDRES el Lun Jul 16, 2012 6:48 pm, editado 1 vez
avatar
ANDRES
Poeta Destacado
Poeta Destacado

Mensajes : 280
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: SERMON DE LAS 7 PALABRAS.

Mensaje por Admin 1 el Mar Abr 03, 2012 8:35 am




Gracias amor por tu aporte
cuando tengas tiempo cariño
los escribes. hay personas
que sus pc no les permite
ver el vídeo.
en las 7 palabras hay encerradas
mucha sabiduría.

"Padre perdónalos por que no saben lo que hacen"

Cuando nuestra conciencia esta dormida
perdida en la inconsciencia del error y el desamor
como ciegos,guiando ciegos
en turba de muchedumbre hacemos mucho daño.
así como lo leemos en el poema de martita
en el Manto de la Verónica.


Y nuestro amado Cristo
solo nos ve con amor
y en su infinito amor pide nuestro perdón.

Que hermosas son todas las 7 palabras.
espero compañeros nos den luz sobre las otras 6
con cariño

Dreams.


▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬ஜ۩۞۩ஜ▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬



Comenta para que te comenten.
avatar
Admin 1
Admin
Admin

Mensajes : 335
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 14/10/2011

http://caminosdepoesia123.foro-colombia.net

Volver arriba Ir abajo

Re: SERMON DE LAS 7 PALABRAS.

Mensaje por ANDRES el Lun Jul 16, 2012 6:49 pm

Si amiga lo haré en estos días.
saludos

Andres.
avatar
ANDRES
Poeta Destacado
Poeta Destacado

Mensajes : 280
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/10/2011

Volver arriba Ir abajo

LA PRIMERA PALABRA

Mensaje por Invitado el Lun Jul 16, 2012 7:59 pm

LAS SIETE PALABRAS
Lectura: Juan 13 la muerte de Jesucristo en la cruz. Un hecho sangriento, cruel, lleno de odio y a la vez un hecho de amor y perdón. En este día me gustaría que con nuestra mente fuéramos por un momento atrás en el tiempo y que juntos pudiéramos ser espectadores de las últimas palabras de Cristo en la cruz. Para poder hacer esto vamos a ir a los evangelios de Lucas, Juan y Mateo y extraer de allí las palabras de Jesús.

1. Palabra de perdón
Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen (Lc. 23:34)
Estamos en un lugar terrible; todas las personas expectantes delante la horrenda escena, tres personas clavadas en la cruz. Muchas personas estaban allí reunidas con el único propósito de burlarse de Jesús. En esos días Jesús fue objeto de toda clase de vejaciones, burlas, insultos en una palabra, desprecio. La maldad humana llegó al extremo de crucificarle, distinción que solo lo hacían a los peores criminales. Allí estaba Jesús, el Hijo de Dios. Tenía poder suficiente para destruirlos a todos o para enviar ángeles que le sirvieran. Podía con solo una palabra dar muerte a todos y escapar con vida. Jesús pronuncia unas palabras, no las que esperaban oír de personas en semejante situación de dolor y sufrimiento, sino palabras de perdón, palabras de misericordia: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. Él, intercediendo por sus verdugos, intercediendo en el mismo momento, en el mismo lugar de dolor, cuando todavía sentía todo el sufrimiento en su carne, dice “Padre perdónalos”. No solo no hay odio en él sino que eleva una oración para que Dios no les tenga en cuenta su pecado, porque son personas ciegas, personas que no llegan a comprender lo que están haciendo o lo que está pasando. Personas que están viviendo con los ojos ciegos a la realidad de la maravillosa presencia de Dios entre los hombres en la forma del Hijo de Dios, Jesús. Muchas personas hoy viven sin conocer a Dios, viven a espaldas de Dios, viven ciegos a las realidades maravillosas del mundo espiritual. Sus mismos discípulos no llegaron a comprender como un Mesías, el Esperado, el Prometido, moría en la cruz. Jesús siempre en todo su ministerio aquí en la tierra se caracterizó por el amor y la misericordia para con todos y en especial a la gente maltratada, despreciada o enferma. Una vez más demuestra su misericordia aún cuando la mayoría no pueda entenderlo.
FUENTE: http://es.scribd.com/doc/6906832/El-sermon-de-las-siete-palabras


Última edición por Enrique del Nilo el Lun Jul 16, 2012 8:12 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

LA SEGUNDA PALABRA

Mensaje por Invitado el Lun Jul 16, 2012 8:11 pm

Pero había alguien más cerca de Jesús en estos momentos, dos malhechores, y esto nos lleva a la segunda palabra que pronunció Jesús:

2. Palabra de esperanza.
2. En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso (Lc. 23: 43)
Esta Jesús la pronunció a un malhechor que en algunas ocasiones estamos tentados a llamarle “el buen ladrón” cuando deberíamos llamarle “el ladrón arrepentido”. En este momento, en este lugar, no había buen o mal ladrón, los dos eran dignos de castigo, los dos habían hecho lo posible para merecer el castigo de morir en la cruz, el peor de los castigos de la época. Pero si que nos encontramos con dos personajes muy diferentes.
Uno preocupado de sí mismo, preocupado en poder salir airoso de la cruz, y, casi en tono de burla, habló a Jesús para que con su poder, se librara Jesús y le librara también a él. No le importaba nada Jesús, no le interesaba nada de Él, solo quería solucionar su problema. Muchas personas solo se acuerdan de Dios cuando algo malo pasa en su vida. El otro personaje, se reconoce culpable por el hecho de estar en la cruz. Había hecho méritos suficientes para sufrir el castigo. Reconocía que merecía justamente la cruz. No intentaba excusarse. Hace pocos días, en un programa de televisión, analizaban la vida de un preso muy singular, que cumplía condena de treinta años apodado "el rata". Era autodidacta y tenía la habilidad de parecer delante de la cámara como alguien bueno. Pero en ningún momento se reconoció culpable el de su mal proceder; para él todo era culpa de las circunstancias de la vida; la sociedad le había llevado allí. No tuvo, según él, ninguna oportunidad de hacer otra cosa. En ningún momento reconoció su culpa. En cambio este ladrón reconoce su culpa, reconoce que Jesús está condenado injustamente. Posiblemente había oído, quizá vivido, en alguna ocasión cerca de Jesús. Quizás la actividad frente a la cruz le hizo ver que Jesús era inocente y estaba sufriendo injustamente. El ladrón ve en él a alguien fuera de lo común y se atreve a hacerle una petición. “Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino”. Este ladrón confía en Jesús, confía en que Jesús tiene poder para ganar a la muerte. En una palabra tiene fe en Jesús, cree en él y en sus Palabras. Jesús aprecia estas palabras de confianza y le asegura que, no cuando venga, sino ahora, hoy estará con Él en el paraíso. Este ladrón no tuvo oportunidad de hacer ninguna obra buena, no tuvo oportunidad de bautizarse, tan solo manifestó creer en Jesús y eso le valió para que Jesús le asegurara la salvación eterna en el paraíso.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

LA TERCERA PALABRA

Mensaje por Invitado el Lun Jul 16, 2012 8:25 pm

3. La palabra de atención
Madre he ahí tu hijo, hijo he ahí tu madre (Jn 19: 26-27)
Jesús se preocupó de que su madre, la persona que en esos momentos sufría más, estuviera bien atendida y cuidada. Aún en este trance tan difícil, cuando su mente y su cuerpo están en agonía, cuando como humano está soportando las cruentas torturas de la cruz, tiene unas palabras para aquellas personas queridas que están con él. ¿quién cuidaría de su madre? Las mejores manos serian las del discípulo amado. Juan necesitaba de María y María necesitaba de Juan. Jesús une estas dos vidas para que se ayuden mutuamente. A María para que recupere, en lo posible, a su hijo. A Juan para que tenga una madre. Jesús enseña a cada cristiano a pensar en la tierra, en los deberes para con nuestros prójimos empezando con los que tenemos más cerca. No hay que vivir vidas pensando tan sólo en el más allá, pensando en la gloria y en la salvación de nuestras vidas. El cristianismo es también tremendamente práctico. El cristianismo no es sólo pensar en el cielo; es vivir en la tierra y demostrar, como Cristo lo hizo, que servimos a nuestro Dios y esto se materializa en un servicio al prójimo. Tenemos deberes y oportunidades de hacer el bien. Hagámoslo. Cada persona necesita de la ayuda, del estimulo, del compañerismo, del amor de otras personas. No podemos vivir aislados y decir que no necesitamos a nadie. Todos tenemos necesidad de comprensión y de amor. Jesús también lo sabe y por eso deja al cuidado de uno y de otro. Juan y María se acercaron a la cruz y encontraron a un hijo y a una madre. Al acercarnos a la cruz, muchas veces tenemos que renunciar a muchas cosas, y quizá sean muchas cosas agradables, pero allí encontraremos algo mucho más valioso: la presencia constante de Jesús en nosotros. Él prometió que estaría con nosotros todos los días hasta el fin del mundo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

LA CUARTA PALABRA

Mensaje por Invitado el Lun Jul 16, 2012 8:33 pm

4. La palabra de tristeza
Dios mío, Dios mío por qué me has abandonado “Elí, elí, ¿lama sabactani?”. (Mt 27: 46 y Mr 15: 34).
Es quizá la más misteriosa de todas las palabras. Es una palabra triste, una palabra de desespero. A lo largo de la historia, muchas personas han sufrido martirio por causa de su fe. Muchas personas han sido martirizadas, esclavizadas, muertas, porque creían en forma sincera y verdadera en Jesucristo. Pero a todas ellas, a pesar del sufrimiento, nunca les faltó la confianza, la seguridad, la presencia de Dios en sus vidas. En esta ocasión Jesús está solo, abandonado de sus discípulos, abandonado de las personas a quienes él ayudó, despreciado por todos y ahora incluso dejado de la mano de Dios. ¿Cómo es posible que Dios se abandonara a sí mismo? Lo que todos los teólogos y cristianos coinciden es que en este momento, y de forma sobrenatural, Jesús tenía todas nuestras rebeliones, todas nuestras maldades y Dios no podía, por su pureza, soportar toda esta maldad. De ahí esa sensación de abandono de parte de Jesús. Dios no puede tolerar ni soportar el pecado de nuestra vida por pequeño o grande que sea. Su pureza es tan perfecta, que cualquier mota de pecado, es descubierta inmediatamente y es alejada, separada de la presencia de Dios. Es en este momento y en forma que no llegamos a entender ni comprender en toda su magnitud, Dios está juzgando el pecado de toda la humanidad, y lo hace en la persona de Jesús. El se hace pecado por amor de nosotros, por eso exclama con angustia “Elí, elí, ¿lama sabactani?”. Este fue el momento más horrible de la crucifixión y el de mayor garantía para nosotros y nuestra vida. Dios en su amor no escatimó ni a su propio hijo, sino que lo entregó para todos nosotros (Rm. 8:32). ¿qué nos separará del amor de Dios? Ni NADA ni NADIE.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

LA QUINTA PALABRA

Mensaje por Invitado el Lun Jul 16, 2012 8:38 pm

5. La palabra de necesidad
Tengo sed (Jn 19: 28).
Evidentemente después del tiempo que pasó clavado en la cruz, expuesto al cálido sol, después de la sangre que perdió y del gran sufrimiento que soportó, tiene necesidad física, tiene sed. Esto nos demuestra que en la cruz él fue un verdadero hombre, sintió en su cuerpo todo el peso del sufrimiento horrendo de la cruz. Una vez que se ha ocupado de los presentes, de la necesidad y petición del ladrón en la cruz, del cuidado y atención para sus seres queridos, después de sentir todo el peso del pecado de la humanidad, ahora siente una necesidad personal: “tengo sed”. La última profecía se cumple, el último enemigo en vida queda vencido, ahora todo depende de las personas, el plan de Dios está realizado, esto nos acerca a la sexta palabra que encontramos en Jn 19:30: “consumado es”.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

LA SEXTA PALABRA

Mensaje por Invitado el Lun Jul 16, 2012 8:44 pm

6. Palabra de garantía
Todo está hecho (Jn 19: 30).
Jesús había cumplido con éxito el encargo. Jesús había realizado la labor que se le encomendó y con satisfacción puede decir “la he acabado”, ya está hecho, se ha realizado. Dios en su soberanía, en su majestad y poder, decide humanarse, limitarse a un cuerpo humano, nacer, vivir entre los hombres, ser uno de ellos, demostrando como debemos vivir nosotros y finalmente acude a la cruz para llevar, perdonar, limpiar todos nuestros pecados y así limpios poder presentarnos ante la presencia de Dios. Esta obra fue difícil, dolorosa, pero ahora ya está acabada. Ahora cualquier persona, en cualquier lugar y de cualquier condición puede acercarse a la cruz, depositar su fe en Cristo y poder disfrutar de una nueva relación con Dios que había sido rota por culpa del pecado. Nuevamente podemos relacionarnos con nuestro Creador, con nuestro Dios. Estas palabras encierran una seguridad y una esperanza maravillosa. El hombre ahora puede acercarse a Dios, el precio por nuestras rebeliones está pagado, la factura está pagada. Hemos sido comprados por la sangre de Cristo. ¡Gloria a Dios!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

LA SÉPTIMA PALABRA

Mensaje por Invitado el Lun Jul 16, 2012 8:51 pm

7. Palabra de confianza
Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. (Lc 23: 46)
Una vez realizada toda la obra, una vez efectuado todo el plan y el propósito de Dios, descansa tranquilo y confiado en su Padre. La muerte ya no produce pánico. El enemigo último ha sido vencido. Ahora la muerte ya no es horrenda, tenebrosa, oscura. La muerte solo es un paso que hay que dar para entrar en relación con nuestro Padre Dios. Con qué confianza Jesús muere. No es la angustia del que no sabe a dónde va, sino la tranquilidad del que sabe que en el otro lado le espera su Padre. En Juan 14:1-3, Jesús nos dice que va a preparar un lugar para nosotros, va a preparar un lugar para ti y para mí. La muerte significa para el creyente un mayor beneficio. En la vida terrena nos movemos por fe, caminamos sin poder ver la realidad espiritual en forma visible pero después podremos contemplarlo cara a cara, viviremos, en la misma presencia de Dios. Qué maravilla para los creyentes. Nos unimos al apóstol Pablo cuando dirigiéndose a los filipenses les dice la ganancia que representa la muerte: Porque para mí el vivir es Cristo y el morir ganancia es (Fil 1:21)

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: SERMON DE LAS 7 PALABRAS.

Mensaje por ESPLENDOR el Lun Jul 16, 2012 10:28 pm



Muy agradecida con tu esfuerzo, dedicación e investigación.
sobre las 7 palabras,
un excelente trabajo Enrique que belleza...
para leerlo despacio y aprender de las profundas enseñanzas que nos dejo
nuestro amado Cristo desde la santa Cruz.
nuestros amigos Dreams y Andres no se pueden quejar es grandioso.
muchas gracias de corazón.
recibe mi amor y admiración.

Esplendor.

▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬ஜ۩۞۩ஜ▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬
avatar
ESPLENDOR
Admin
Admin

Mensajes : 3277
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 14/10/2011
Edad : 55
Localización : Colombia-Cali

Volver arriba Ir abajo

Re: SERMON DE LAS 7 PALABRAS.

Mensaje por Admin 1 el Mar Jul 17, 2012 10:22 pm

Gracias amigo Enrique del Nilo
un gran trabajo de Investigación.

Excelente

FUENTE: http://es.scribd.com/doc/6906832/El-sermon-de-las-siete-palabras

para reflexionar y aprender del gran maestro
el Cristo.
saludos tu amiga

Dreams.

▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬ஜ۩۞۩ஜ▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬▬



Comenta para que te comenten.
avatar
Admin 1
Admin
Admin

Mensajes : 335
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 14/10/2011

http://caminosdepoesia123.foro-colombia.net

Volver arriba Ir abajo

Re: SERMON DE LAS 7 PALABRAS.

Mensaje por ANDRES el Jue Jul 19, 2012 6:22 pm

Gracias amigo
Enrique del Nilo

5. La palabra de necesidad
Tengo sed (Jn 19: 28).
Evidentemente después del tiempo que pasó clavado en la cruz, expuesto al cálido sol, después de la sangre que perdió y del gran sufrimiento que soportó, tiene necesidad física, tiene sed. Esto nos demuestra que en la cruz él fue un verdadero hombre, sintió en su cuerpo todo el peso del sufrimiento horrendo de la cruz. Una vez que se ha ocupado de los presentes, de la necesidad y petición del ladrón en la cruz, del cuidado y atención para sus seres queridos, después de sentir todo el peso del pecado de la humanidad, ahora siente una necesidad personal: “tengo sed”. La última profecía se cumple, el último enemigo en vida queda vencido, ahora todo depende de las personas, el plan de Dios está realizado, esto nos acerca a la sexta palabra que encontramos en Jn 19:30: “consumado es”.


La sed también es la necesidad de aprender cada día mas, de los misterios de la vida .
sed de cambios a niveles internos, sed de justicia, de que la verdad triunfe. sed de amar y ser amados. sed que nunca termina

cada palabra dice tantas cosas... invito a mis amig@ para que nos dejen sus aportes referentes a una de las 7 palabras del sermón
ellas están llenas de sabiduría y gran mensaje.
gracias por dejar la explicación bíblica ahora esperemos las del entendimiento humano.

saludos

Andres.
avatar
ANDRES
Poeta Destacado
Poeta Destacado

Mensajes : 280
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 26/10/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: SERMON DE LAS 7 PALABRAS.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.